No me digas …. Ya no me lo digas

Foto by  @bego_zalbes

Todas las cosas en esta vida son cíclicas, hasta la
Navidad; el tiempo marca el espacio de cuando comienza algo y cuando termina.

Todo tiene un principio y todo tiene un final y es
necesario callarse en algún momento para escucharse así mismo y aprender.
Todos disponemos de la capacidad de decidir que
queremos y siempre en el inconsciente llega la pregunta ¿Qué camino voy a
elegir? Pues todo lo que hacemos en la vida tiene consecuencias, y cada vez que
decidimos hay un desenlace.
Cuando hacemos las cosas ya estamos decidiendo y éstas
muchas veces no reflejan el interior de lo que somos, muchas veces nuestros
actos no van alineados con lo que deseamos y surge la incongruencia llegando el
miedo unido al dolor.
Todos elegimos, lo que elegimos ser. No podemos huir
de ser conscientes de que somos dueños de nosotros mismos y que las decisiones
que tomamos, hoy, ayer, son lo único que tendremos de aquí al final de nuestra
vida.
Es simplemente una cuestión de tiempo… una historia
de amor, un trabajo, un objetivo, un deseo, los amigos, un proyecto.… y la cuestión es si arriesgamos por
aquello que queremos. Cada momento no puede ser mejor que el propio momento
vivido, y hacerlo único depende solo de uno.
Nada de lo que vivimos es mentira y necesitamos
habituarnos a dejar ir todo lo que tememos perder; y todo pasa tan rápido y las oportunidades de la vida son tantas, que es necesario saber elegir. Aprendiendo
a no juzgar por lo que vemos, pues siempre hay mucho más de lo que nuestra
capacidad de ver puede llegar a percibir.
No quieras al miedo, a la ira o al odio por lo
vivido, la confianza es una gran aliada para salir de ese estado, y un nuevo
enfoque determina una nueva realidad.
Ten un propósito, sin él no eres nadie. No podemos,
ni debemos dejar que alguien nos diga que no podemos hacer algo. Si tienes un
sueño ve a por el y si tienes que cambiar algo, solo puedes cambiar tu, dejando
huella en los demás.
No se trata de ser racional, solo consiste en seguir
tu corazón. Haciendo que las cosas sean diferentes, que las cosas funcionen, y
no dejando que nadie defina tus límites.
No te enfoques en lo que has dejado atrás, pues
nunca serás capaz de ver lo que está por venir. No te lamentes, es una perdida
de tiempo, es el pasado paralizando el presente. Y se paciente. Cuando consigas
estar en paz contigo mismo, estar calmado, verás que las cosas suceden.
Así que aprovecha este 2012, porque este tiempo es
todo lo que tienes y encuentra la diversión en tu vida, haciendo que las cosas
sucedan.
Ya sé que las cosas son así, ya no me lo digas más…
Y también sé que pueden a ser diferentes si uno quiere…
Cuídate y aprovecho para desearte una Feliz Navidad
y todo lo mejor para el 2012

Besos!!

You Might Also Like

5 thoughts on “No me digas …. Ya no me lo digas

  1. "somos dueños de nosotros mismos y que las decisiones que tomamos, hoy, ayer, son lo único que tendremos de aquí al final de nuestra vida".
    Esto es así, pero cuando se es jóven no te enteras, luego el tiempo te abre los ojos. Pero si que es posible cambiar y modificar no sin sufrir a veces.
    "Ser consciente y consecuente" es una opción personal pero antes tienes que descubrirlo y a veces llega un poco tarde para algunas personas.
    Que los 365 dias traigan felicidad a tu vida y que sigamos compartiendo. Aprendo mucho de ti y me haces reflexionar bastante 🙂
    Bss

Responder a José Antonio del Pozo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.