Un mar de intenciones…

Foto by @bego_zalbes 

La
diferencia entre intención y hacer es la acción.
La RAE
transmite entre sus varias descripciones que la intención en un primer lugar es
un modo de proceder franco y sin
detenerse a reflexionar mucho
.
Cuando
uno va hacia el camino del logro, lo primero que llega a la mente son una
fuente rebosante de intenciones y nada meditadas en función de las
oportunidades que sus resultados pueden ofrecer.
Es
bueno tener una idea para iniciar un camino (profesional, personal, familiar,
espiritual, etc.) sin embargo, el análisis, la toma de decisiones y su
ejecución serán las que marquen la pauta del éxito o del fracaso de la idea.
A lo
largo de mi vida profesional he trabajado con diferentes grupos de personas
como un miembro mas del equipo, algunos más afines, otros más complementarios y
otros totalmente antagónicos y reconozco que el factor común para que no consiguiéramos
los objetivos marcados fue la falta de acción desde el minuto uno frente a un
mar de intenciones.
  • Podemos
    hacer…
  • He
    pensado…
  • Vamos
    a ganar…
  • Etc…
    Te suenan estas frases?

Y la
experiencia me ha dado el aprendizaje, y el aprendizaje me enseñó que detrás de
cada frase es necesaria la acción, un movimiento, un hecho, una actuación y no
el análisis del análisis.
Podemos
hacer….
va unido a ver como lo implementamos, con que contamos, que viabilidad
tiene, quien hace qué, cuando lo hace, de que forma lo hace…
He
pensado….
perfecto¡¡¡ malo seria si no lo hiciéramos y después ¿Cuál es siguiente
paso? ¿En que nos beneficia de cara a nuestro objetivo? ¿Qué inconvenientes
podemos tener? ¿Va alineado con los intereses de la idea o por el contario nos
salimos del mapa? ¿Tiene viabilidad hoy? ¿Cubre las necesidades primarias? …
Vamos
a ganar…
¿Con que fin iniciamos nuestro objetivo? o ¿Es un mecanismo de
supervivencia? ¿A quien beneficia lo que aportamos? ¿Qué necesidades cubre? ¿Dónde
da respuesta en la sociedad? ¿Qué pasos tenemos que dar? ¿Cuál es el siguiente?
y volvemos a
Quien,
cuando, como, para que….
No
nos quedemos en una tanda de intenciones, llevémoslo a hechos, que
posteriormente ejecutemos o desechemos.
No
nos paralicemos con las ideas, deshilachemos todo de tal manera que dispongamos del
hilo suficiente para tejer nuestro proyecto, idea o sueño sin quedarnos en un mar de
intenciones.
Foto by Jose Luis Stephens

You Might Also Like

2 thoughts on “Un mar de intenciones…

Responder a Integridad Politica Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.