No hay que entender, hay que querer


Ultimo post del verano… con la imagen cedida por @anpamar tomada en la estación de King´s Cross/St.Pancras, Londres.
Para qué entender con lo sencillo que es querer
No sé por qué extraña razón buscamos entender…
A nuestro partido, a nuestra organización, a nuestro líder, a nuestros compañeros, a nuestros amigos, a nuestro padre o nuestra madre y sobre todo a nuestra pareja…
Existe un pegamento infalible que todo lo que va asociado a entendimiento va unido a algo “nuestro”
“Necesitamos” entender las situaciones, los motivos, las opiniones, los por qué y un sinfín de historias para tener una idea clara de las cosas, para poder mostrar que deseamos y tenemos voluntad de hacer algo, demostrando que tenemos conocimiento amplio en la materia en la que desafiamos la conversación; y en el fondo lo que conseguimos es estar ocupados, entretenidos en lo que acontece fuera para no ser conscientes, ni rozar la realidad de lo que vivimos dentro, lo que vivimos en nuestro día a día.
Cuando lo fácil y útil es desear lo que tenemos delante, mirar con cariño al que tenemos a nuestro lado, con el único fin de ejecutar y resolver con determinación aquello por lo que una vez decidimos ponernos a su lado.
Con lo sencillo que es querer…
Con lo maravilloso que es aceptar…

You Might Also Like

8 thoughts on “No hay que entender, hay que querer

  1. Hola Begoña si fuera tan sencillo hoy tu no habrías escrito este post. No preguntes ¿Por qué, sino para qué?
    Hoy la razón es Dios y todo hay que razonarlo explicarlo y entenderlo. Los sentimientos han pasado a segundo plano.
    Con lo sencillo que es querer pero para eso hace falta mucha generosidad.
    Bss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.