Rechazado sin pre-aviso

Hoy no es un día cualquiera

Hoy 1 de junio de 2018 cae el primer presidente del gobierno español por una moción de censura, a expensas de cualquier movimiento antes de las votaciones. Las críticas no han cesado ante la decisión de Mariano Rajoy de no acudir al Congreso de los Diputados mientras se debatía en el hemiciclo su destitución. Está claro que en la vida no todo va de triunfos y logros, sin embargo, hay personas a quien les cuesta más que a otras afrontar el rechazo.

Si nos preguntáramos cómo hubiéramos gestionado nuestra salida, después del todo el tiempo invertido en un proyecto, con sus aciertos y su fracasos, donde lo personal hubiera quedado relegado y condicionado al propio propósito, tal vez, más de uno, nos hubiéramos abrigado en nuestro circulo de confianza y pasado la tarde en un bar. Aunque fuéramos el mismísimo presidente del gobierno.

Se es persona antes que político. Y olvidamos muchas veces, que lo político sin lo personal carece de sentido. La política no es un chubasquero que resbala todo lo acontecido fuera de ella, y si no que se lo pregunten a Pedro Sánchez con su forzada dimisión, a Pablo Iglesias con su “ultrajada” intimidad (eco + chalet) o a Albert Rivera con los ataques continuos al comercio de sus padres. Es importante recordar que una cosa es lo que los demás pueden pensar de nosotros, y otra muy distinta, es lo que somos en realidad. En política como en la vida misma, no es lo mismo decir “he fracasado”, a “soy un fracasado”. Como tampoco lo es aceptar el rechazo de un día para otro, cuando no lo ves venir. Y este ha sido uno de los grandes problemas de esta moción de censura. La confianza en lo imposible. Y en política todo es posible.

Ayer Mariano Rajoy vivió las heridas directamente en las estructuras del ego. Y no lo digo como algo egocentrista, sino como algo personal y humano. La rabia, tristeza y falsa arrogancia dieron paso a un mecanismo de defensa, llamado bar. Gestionar el rechazo no es fácil para nadie, y ser consciente de que eres rechazable, porque tienes cosas mejorables, tampoco lo es.

Detrás de la rabia, toca un camino de reflexión y aceptación. La situación vivida es el desenlace de un contexto que no es el actual. Ayer Mariano Rajoy defendió con tesón que las imputaciones y condenas no son a su gobierno, sin embargo, como poder explicar que la oportunidad siempre sobresale a la cordura. Y esta moción de censura tiene más de conveniencia que de necesidad.

Ahora hay tiempo para aceptar lo que desde el 15M no se ha querido reconocer. Ahora es momento de admitir que la situación política actual no es pasajera y lo que sí es, es precisamente la moción de censura, y que la importancia que tenga y la forma en que afecte al PP dependerá exclusivamente de la forma en que sepan gestionar lo vivido durante la tarde de ayer.

Ahora toca descubrir un nuevo “para qué”

Ahora toca aprender a ser impecable con las palabras y los hechos.

Ahora toca entrenar intensamente la mente para no seguir igual.

Ahora toca descubrir que perder duele y que se puede controlar dicho dolor.

Ahora el Presidente del Gobierno ha vivido lo que muchos ciudadanos viven cada día.

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.