No me den la espalda…#debate #caraacara

No me den la espalda…

No puedo ni debo valorar como experta de
comunicación pues no lo soy, yo me dedico al entrenamiento personal, al
Coaching Político,  sin embargo si puedo
ofrecer mi punto de vista como ciudadana delante de la caja tonta y exponer lo
que me hicieron sentir.
La primera pregunta que me hice fue: ¿Pensaran en
mí? ¿Me darán respuestas a mis inquietudes?  
Esperé impaciente dos horas para que uno de los dos
me mirara y me dijera, estoy aquí por ti.
Encontré un debate inicial donde Rubalcaba para mi
era un perfecto desconocido, las expectativas generadas como gran comunicador
se desvanecieron ante la estrategia de preguntas y provocaciones que Rajoy
supo eludir y no entrar al trapo. De hecho vi a un Rajoy desconocido también
para mi, me enganchó “a la pantalla” en el mismo instante que dejó de leer para
decir lo que piensa, lo que siente.
Llegada la segunda parte del debate no pude dejar
de preguntarme ¿Alguien de “de su corte de asesores” le habrá dado las
herramientas necesarias para creer en sí mismo? ¿Quién de todos le pone
enfrente de la realidad que le paraliza? ¿Cómo se enfrenta Mariano a su mayor
miedo? Y no hablo de oratoria ni comunicación, hablo de confianza, hablo de
descubrirse uno mismo, hablo de querer, saber y poder, hablo de trabajar
alineados con la técnica y el conocimiento de uno mismo, y por ello un Coach
tiene un gran valor que complementa el trabajo de los expertos.  
Por el contrario ¿Que hicieron los asesores de
Rubalcaba? Evidentemente dieron un giro abismal en la segunda parte, sin embargo,
¿Quién le puso delante de una realidad no vivida (su primer debate en
televisión por su candidatura a la presidencia del gobierno), que le llevo a un
exceso de confianza que hizo presentar su peor cara?
Su llegada a Ferraz, su rostro después de saludar a
su mujer, lo dice todo.
El debate no lo vi sola, lo increíblemente alucinante
y la realidad evidente, es que cada uno analizamos el mismo en base a nuestros
valores y creencias. Mientras que miles de asesores, estudios y estrategas
políticos buscan nuevas opciones para captar el voto, para mejorar la posición
de su candidato, en el sillón de cada casa, no ven ni perciben este trabajo. Hablo
de mucha gente de a pie, ausentes de la política, de personas que viven día a
día las consecuencias de las decisiones de sus políticos y que se hacen pocas
preguntas para generar un cambio a lo que viven. Por muy mal que un candidato
afronte el debate, siempre lo verán mejor que su contrincante. Lamentablemente
la vida para ellos sigue siendo “blanca o negra”
Y yo seguía expectante el debate, seguía esperando,
que uno de los dos se fijara en mí, me mirara a los ojos y me dijera, voy a
trabajar para que estés mejor, voy a provocar las circunstancias necesarias
para que mejoren tus condiciones como ciudadana de España.
Uno por mucho y otro por poco… desearía otro
debate.
Señores políticos, no me den la espalda, mírenme a
los ojos y háganme sentir.

You Might Also Like

3 thoughts on “No me den la espalda…#debate #caraacara

  1. @Fernando….Haberlo, haylo…solo falta que quieran y que lo conozcan…me refiero al Coaching…

    Cuando uno experimente un cambio personal en beneficio de las metas que tiene, no hay marcha atrás, y eso solo lo aporta el tiempo y la experiencia de vivirlo.

    Feliz semana Fernando…:))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.