Lo personal es político #PolíticaEnSerie

En Integridad Política estamos de celebración. Ayer 14 de febrero, un año justo después, de dar a conocer “el libro que Frank Underwood no quiere que leas“, en la Librería Ocho y Medio de Madrid presentamos a las 19:30h el libro Política en Serie.

Compartimos, cuatro de los doce autores del libro, como nació la idea de este proyecto que nos ha ayudado a ofrecer, dentro del contexto político, otros puntos de vista de la comunicación y asesoría política, a través de las series políticas.

El capítulo 3 “Lo personal es político” que comparto con Imma Aguilar pretende ofrecer al lector la visión más íntima a la que se enfrenta un político en su día a día.

Haciendo un guiño a cada uno de los que confiaron ayer en dedicarnos su tiempo, en el pequeño tiempo de mi exposición, quise llevarlos a través de un juego, a una situación mucho más real y cercana de la visión que viven los políticos.

Seis preguntas muy concretas esbozaron las sonrisas de los asistentes, así como la preocupación o angustia ante determinadas situaciones.

1._ ¿Cómo te sentirías al descubrir que lo que hablan de ti, y dicen de ti, es totalmente mentira?

2._ ¿Qué sentimiento te nace, si te digo en este momento, que tu pareja, tu amigo o empresa prescinden de ti, te dejan, te abandonan?

3._ ¿Qué ocurriría si tienes que elegir entre tu sueño personal o profesional o el de tu pareja, el de tu familia o el de tu organización? Y ambas no coinciden. ¿Que sentimiento te queda?

4._ ¿Qué emoción te viene a la cabeza si te digo que tu socio, tu compañero, el mismo que ayer te acompañaba en todo, hoy te dice que no, y además se une a tu mayor “enemigo”?

5._ ¿Qué sientes cuando algo que quieres, anhelas y deseas, bien sea un ascenso o un proyecto, de repente sin esperarlo te lo dan?

6._ ¿Qué ocurre cuando una situación o problema no se lo puedes contar a nadie? ¿Ni tampoco puedes contrastarlo o compartirlo? ¿Qué sientes?

¿Y que sientes tú, al leer estas preguntas? Pues probablemente, exactamente lo mismo que sienten muchos políticos en su día a día dentro de su ejercicio público.

Todas las preguntas, dan respuesta a una lista inmensa de emociones, miedo, lealtad, abandono, traición, compromiso, soledad en el liderazgo, frustración, etc., que están presentes sí o sí, antes o después en nuestras vidas, y por lo tanto, también en la de nuestros políticos.

¿Cómo te sentirías al descubrir que lo que hablan de ti, y dicen de ti, es totalmente mentira? Es lo que habitualmente sienten muchas personas que dedican su tiempo al ejercicio de la política. Su exposición pública, lleva inherente la crítica e incluso la mentira. La información queda sesgada según los intereses de cada una de las partes (prensa, medios, ciudadanos, oposición, etc.) y el resultado es la manipulación que repercute en la parte más personal del político. La gestión de su yo publico y su yo personal no es indivisible; y ante cualquier situación de gestión emocional, la clave está en saber quién eres como persona, quién eres como político.

¿Qué sentimiento te nace, si te digo en este momento, que tu pareja, tu amigo o empresa prescinden de ti, te dejan, te abandonan? Defenestración. Cuando prescinden de nosotros de forma inesperada, nuestro mundo, nuestro para qué, se transforma en un efecto dominó que desmorona cualquier sueño y ensalza todos los miedos. Inevitablemente llegan las preguntas y afirmaciones tipo “Con todo lo que he dado por este partido y no se ha valorado nada” “Todo son intereses” ¿Cuantos políticos han estado y ahora no están?

¿Qué ocurriría si tienes que elegir entre tu sueño personal o profesional o el de tu pareja, el de tu familia o el de tu organización? Y ambas no coinciden. ¿Que sentimiento te queda? Cuando la directiva del partido manda, obedeces o te quedas fuera. Prevalecen los intereses grupales (en ocasiones muy individuales, como moneda de cambio) frente a los personales. Es el momento en el que un político calibra de forma intima cuál es su lugar e influencia dentro de la estructura del partido. Es donde la autoestima se afianza o desaparece. Es donde puedes volver al punto de partida y nada se mueve. Entonces solo queda decidir, donde quieres estar. Dentro o fuera de la política. La mayoría, se van.

¿Qué emoción te viene a la cabeza si te digo que tu socio, tu compañero, el mismo que ayer te acompañaba en todo, hoy te dice que no, y además se une a tu mayor “enemigo”? Traición. Cuando una persona no cumple con su palabra o no nos guarda la fidelidad debida la desconfianza hace acto de presencia y el vacío y las inseguridades toman protagonismo. Cuando los que dicen estar no están y los que se quedan no sirven, cualquier proyecto político tiene corto recorrido.

¿Qué sientes cuando algo que quieres, anhelas y deseas, bien sea un ascenso o un proyecto, de repente sin esperarlo te lo dan? Alegría. Vértigo. Miedo. O llevas tiempo preparándote para ello o inevitablemente florece sin querer, miles de preguntas que van asociadas al miedo. ¿Estoy preparado? ¿Voy con las personas apropiadas? ¿Tengo los recursos necesarios?

¿Qué ocurre cuando una situación o problema no se lo puedes contar a nadie? ¿Ni tampoco puedes contrastarlo o compartirlo? ¿Qué sientes? Soledad. Liderar tiene muchas ventajas y algunos inconvenientes. Cuando tus decisiones repercuten en otras personas y tienes el poder de decidir, sus consecuencias conllevan situaciones que repercuten en el resto de la organización, partido o grupo. Asumir dicha responsabilidad y saber gestionar, no solo las emociones de uno mismo sino la de aquellos que colaboran de forma continua a tu lado requiere el poder compartir tus visiones o reflexiones con alguien que no tenga ningún interés personal en el resultado de dicha decisión. La mejor opción es trabajar con un Coach y/o Asesor y/o Mentor Político.

En definitiva, el equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe, muchas veces no está compensado y lo único que hace que sea equilibrado es la vocación frente a la necesidad.

Gestionar lo bueno es fácil, e incluso divertido y apasionante, sin embargo, saber gestionar lo difícil, lo complejo es lo que nos posiciona como personas adecuadas en situaciones concretas, y esto también forma parte de nuestra validez dentro del arte de hacer política.

Un placer compartir espacio con Diana Rubio, Eli Gallardo, Fernando Cuñado, Ignacio Martín Granados, Imma Aguilar Nácher, Jorge Carrión, Juan Carlos Calderón, Julio Otero, María Vázquez Lorca, Santiago Castelo, Toni Aira, Xavier Peytibi y Raúl Gil Benito.

Gracias a libros.com y a cada uno de los mecenas que han hecho posible que este proyecto viera la luz.

You Might Also Like

2 thoughts on “Lo personal es político #PolíticaEnSerie

  1. Realmente interesantes tanto las preguntas como las respuestas. Desvincularse de la política es hacerlo de aquello que te rodea así como desvincular la política de las emociones implica dejar de entender muchos de los procesos. Quizás te llame la atención esta página, aquí se publican artículos analizando actualidad política junto a perfil emocional de algunos de los principales líderes; http://barometropoliticoemocional.com/
    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *