Los ratones gritan: Si se puede.

Hace apenas un año, después de las elecciones europeas tomé la decisión de estar ahí donde el ciudadano está. No hay ciego más grande que aquel que se rodea solo y exclusivamente con sus semejantes.

En aquel momento álgido después de los resultados de Podemos, me lancé a la calle y unas semanas después me encontraba en el parque Lo Morant de Alicante asistiendo a una asamblea de un circulo de Podemos. No creo que pudiera dar esta visión si no hubiera asistido entonces a aquel encuentro. Necesitaba escuchar a la gente, a la gente de barrio, a la gente como yo, a las personas trabajadoras, estudiantes y porque no decirlo a los más rebeldes. Benditos los rebeldes que mueven mi silla, que hacen que no me acomode y que siga estando alerta a todo lo que me rodea.

Recuerdo perfectamente que hacía mucho tiempo que no sentía el miedo de sentirme observada como si estuviera cometiendo un delito. No porque lo hubiera cometido antes, sino porque ver como un furgón de policía hacia presencia en aquella reunión en una plaza con no más de 40 personas, haciendo fotos a los asistentes, eso sí, sin intervenir en ningún momento contra nadie, sinceramente me coaccionó.

En aquella reunión cometí un error. Y fue analizar lo que ocurría en esa asamblea desde la perspectiva de mi profesión, sin tener en cuenta que cada uno de ellos, eran personas con sus historias, con sus intereses, sus miedos, su hartazgo y sobretodo con sus inquietudes por cambiar las cosas, aunque no supieran, ni por dónde empezar.

En toda agrupación de personas hay un líder, aunque él mismo no lo sea. El ser humano necesita tener sentido de pertenencia a la vez que verse reflejado y aceptado por los demás. No importa el motivo o el condicionante que lo haga posible, sino el resultado que consigue con esa unión.

Y cometí el error al juzgarles por no saber. Por no saber ni siquiera, como votar la elección del formato de su pancarta, la misma que posteriormente han llevado en cada una de sus manifestaciones. No comprendí que lo importante no es como llegas a tu resultado sino tener claro cuál es tu fin. Cuando lo defines, aunque no sepas, si no vas solo, seguro que llegas.

A lo largo de los meses a pesar de mi opinión, totalmente sesgada, los de “abajo” fueron irrumpiendo barrio a barrio por la ciudad de Alicante. Han hecho su labor, han hecho su trabajo. Las encuestas sobre Podemos en su momento cumbre posicionaban a Alicante entre las diez primeras ciudades con mayor intención de voto. Luego todo se calmó.

Estas elecciones sigo muy de cerca la política de mi ciudad. He estado en actos de los socialistas, de los magenta, de ciudadanos y del partido popular. He tomado café y compartido conversación con izquierda unida. He comido con más de uno de los dirigentes de mi ciudad y he conversado largo y tendido con algún que otro concejal del ayuntamiento de Alicante. A unos los conozco más que a otros. Me gusta seguir los pasos de aquellos que un día van a gestionar la ciudad en la que vivo.

Tal vez por ese error mío, dejé de lado algo importante. Que no coincidir con las ideas de otro no tiene porqué ser motivo de autismo. Hoy, aun sin compartir discurso ni ideología, muchas personas me han dado una lección de humildad.

Hoy Pablo Iglesias en Alicante rodeado de miles personas como aquellas que hace un año yo no valoré por no saber, han dicho y han hecho mucho más de lo que yo he podido aportar durante estos años en el contexto político.

Hoy visto lo visto en el Pabellón de Tecnificación de Alicante sigo con la cabeza alta y la humildad necesaria para entender, que lo que yo no comprendo, es tal vez lo que mi vecino anhela.

He ido a lo largo de mi vida a muchos mítines y hacía tiempo, mucho tiempo que no vivía la esencia de la comunicación política en estado puro. Hoy el silencio ha gritado. Hoy Podemos Alicante ha dicho mucho, con menos recursos, con menos campaña, con menos de todo, pero con más fuerza que nunca. Hoy mucha gente corriente ha dicho alto y claro que si está comprometida con la política. Con lo que no comulga es con los políticos corruptos y el sistema manido.

Muchos políticos deberían aprender de Pablo Iglesias a nivel de comunicación. Lo hace con fuerza y con pasión. Lo hace extremadamente fácil. Tiene la habilidad de llevar a la mente del votante, con palabras sencillas y ejemplos tangibles, el escenario que él mismo visualiza, para hacerle entender dónde está y donde puede llegar si confían en él. Pura inteligencia emocional. Podemos es un estado emocional con un latido constante. Tomen nota señores políticos. Aquellos que están entendiendo este escenario emocional son los que están llegando al corazón del votante y si no, vayan analizando las encuestas.

El discurso de hace un año de Pablo Iglesias sobre “los de arriba contra los de abajo”, “la casta contra la gente normal” lo ha escenificado hoy con “los Gatos contra los Ratones”.

Los Gatos naranjas, azules y coloraos contra un ratón con una coleta que un día decidió montar su partido y por eso los gatos le llaman populista. Pablo Iglesias ha recordado a los ratones que los gatos hacen leyes para gatos, no para ratones. No, no me he ido del hilo del post, solamente me he metido en una historia, sin darme cuenta, donde me ha llevado Pablo gracias a una buena historia. Esa es la habilidad que tiene. Llevarte sin pensar a donde tú crees que quieres ir. Deberíais de haber escuchado como la gente lo aclamaba.

Es listo y maneja el mensaje como nadie. Ha dado la clave para movilizar a los indecisos. “Tenerlo claro, la política tiene que ver con la fuerza. Y nosotros, cada uno de los que estamos aquí, tenemos un tesoro que no tiene nadie. Hay que hablar de política en todas partes, en el trabajo, en la tienda, en el gimnasio, allá donde vayáis, porque si convencéis a cinco personas de vuestro entorno cada uno, el cambio Si se puede“.

Después de lo vivido hoy y lo acontecido durante la campaña en mi ciudad. Tengo más claro que algunos creen que saben, otros creen que pueden y muchos, aunque vayan en silencio gritan y consiguen lo que quieren.

Pdta. Para quien pueda pensar que este post es un alegato a Podemos por mi parte, esta muy confundido. No comulgo con esta ideología, aunque aprendo mucho de todo lo que la rodea.

 

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *